La soledad en la vida en el extranjero

Uno de los grandes retos que enfrentamos los expatriados es la soledad entre otros muchos. 

 

Muchas personas, aunque nos sentimos solos en el extranjero, se nos hace un mundo tener que salir de casa para conocer gente nueva. El idioma en un principio es una barrera importante. Si no dominas el idioma es una barrera más fuerte que si lo dominas…

 

…Aún si lo dominas, el tener que acostumbrarte a hablar con otras personas en un idioma diferente es difícil al principio. No es lo mismo relacionarse en un idioma que no es el tuyo. 

Sin embargo, el problema no es el idioma, ni tampoco son las calles que no conoces… el problema está en cómo tú te percibes a ti mism@ y cómo te gustaría que te perciban. Es decir, cuánto te exiges a ti mismo ser de una determinada forma. 

Al exigirte de una determinada forma, no te estás viendo y comprendiendo a tí mismo. No estás permitiéndote ser tú mismo…

…Y la soledad es aborrecer a la persona con la que estás cuando estás solo. Una persona no se puede sentir solo si le gusta estar acompañado de sí mismo. 

La soledad tiene que ver mucho con la autoestima y el cómo te tratas. Es normal sentirse triste por estar lejos de la familia, pero esta tristeza se puede complicar si no la aceptas y si le pones muchas trabas tales como:

  • “estoy solo. Nadie me entiende. No sé qué hago aquí tan lejos de mi casa”.
  • “Mis amigos están lejos y no voy a conocer a nadie como el círculo que tenía allá”
  • “La gente va a pensar que soy tonta porque no sé hablar bien el idioma”. 
  • “La gente va a pensar que soy una antisocial porque no domino el idioma…”

En este último caso, nos juzgamos a nosotros mismos y nos forzamos a ser otras personas que no somos, queremos ser una persona que no se permite sufrir de tristeza o el duelo por estar lejos. 

Esta lucha por ser alguien no eres es agotadora y hace que tengamos, cada vez, menos ganas de salir, de conocer gente, etc. 

Se forma un círculo vicioso: Creo que tengo que encajar, conocer gente y forzarme a adaptarme… por ejemplo, querer caer bien y siendo agradable a todo el mundo… pero al mismo esa lucha por querer encajar me agota y cada vez me dan menos ganas de salir y eso hace que me sienta cada vez más sola. 

La soledad si ya llevas varios años fuera de tu país: 

La soledad puede darse de varias formas. Al principio, cuando nos mudamos, todo es nuevo y no tenemos a nuestro círculo de amigos y familiares cerca. O, cuando ya llevamos mucho tiempo fuera en el extranjero viviendo y nos sentimos culpables o tristes por no estar en las celebraciones familiares en nuestro país; por no poder disfrutar de tus sobrinos como te gustaría o de tus padres que cada vez se hacen más mayores; o que tus hermanos y padres disfruten de tus hijos… 

 

La soledad es de la familia de la tristeza. La tristeza nos manda el mensaje de que hay algo que hemos perdido y la soledad tiene un componente más de autocrítica: “sentimos que hemos perdido algo, pero nosotros nos juzgamos por estar solos, sin eso que hemos perdido”. 

 

Si ya llevas varios años en el extranjero y te sientes, en ocasiones solo, no le eches más gasolina a la emoción. Permítete sentir como te sientes porque es normal sentir soledad o tristeza. Si luchas en contra de la emoción para no sentirte así, la alimentas para que sea más intensa.

¿Cómo salir de la soledad?

  1. Una de las formas ya la hemos dicho, acepta cómo te sientes y no luches en contra.
  2. Pon la atención en el momento presente, en el aquí y en el ahora. Es decir, acepta que la realidad es que ahora mismo estás donde estás, fuera de tu casa y pudiendo disfrutar de otras cosas que, a veces, no son las que te gustarían, pero no por eso son menos placenteras. Por ejemplo, disfrutar de la comida del pais extranjero, disfrutar de la seguridad de estar en Europa y no en Venezuela, disfrutar de tu pareja y de tus hijos si los tienes…
  3. Exponte y relacionate con más personas. Sin embargo, no te relaciones desde la postura de querer agradar o caer bien. Acepta que muchas veces no vas a entender el idioma o la cultura de donde estás. Muchas veces no vas a encajar, pero debes mantenerte auténtica en tu forma de ser. Eres como eres y eres perfecto/a tal y como eres. Paradójicamente, cuanto más auténtica te muestres, más encajarás y menos sola te sentirás. 
Si necesitas que te acompañe en este proceso puedes reservar una sesión conmigo de diagnóstico aquí: 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

+ 20 = 30

WhatsApp chat